saito-logo-sello-negro.png

the power of intention

  1. Al despertar, concéntrate en tu respiración durante unos minutos y da gracias mentalmente por el día que acaba de comenzar.
     

  2. Con los ojos cerrados, observa tu respiración y permítete sentir el peso de la gravedad que afecta a todo tu cuerpo.
     

  3. Trata de imaginar todas las células, fluidos, estructuras y tejidos que te conforman y agradéceles por albergar a tu alma.
     

  4. Lleva tu mano derecha al centro de tu corazón y tu mano izquierda al plexo solar. Respira tres veces, a tu propio ritmo, dejando que el aire oxigene todo tu cuerpo.
     

  5. Despacio, mueve los dedos de los pies, los tobillos, las caderas, el cuello, los hombros y empieza tu día, poco a poco.